Descubre la importancia de la iluminación led para el consumo eléctrico

La iluminación LED ya es una realidad en miles de hogares españoles. Los beneficios económicos y medioambientales han supuesto que se apueste por este tipo de fuentes de luz y se limite el uso de las convencionales. 

 

No hay ninguna duda de que la iluminación LED ya se ha hecho con el monopolio de la iluminación en las viviendas y en los negocios. De hecho, la nueva normativa europea va a obligar a eliminar las bombillas halógenas en detrimento de estas primeras. 

 

La aprobación de este cese no tiene otro objetivo que la progresiva desaparición de aquellos tipos de iluminación contaminantes y poco favorecedores de la eficiencia energética y el ahorro en la electricidad; un fin que también se plantea con la aplicación de la domótica y del autoconsumo. 

 

¿Qué es la iluminación LED? 

 

Un LED, siglas referentes a Lighting Emitting Diode, se define como un diodo semiconductor que puede producir luz. 

 

En un principio, los LEDs solo podían emitir iluminación en colores rojos, verdes o amarillos.  Pero actualmente y dependiendo de sus características, ya pueden ofrecerla en casi cualquier tonalidad, siendo la blanca una de las predilectas, especialmente en los baños. 

 

De hecho, todos los espejos que comercializamos desde Qué Mamparas cuentan con la iluminación LED. En contra de lo que se pueda pensar, no tienen menos intensidad lumínica ni se estropean con el tiempo. De hecho, como veremos a continuación, es todo lo contrario. 

 

Eso sí, antes de apostar por ellas, los expertos recomiendan consultar la potencia y tarifa eléctrica contratada. Si quieres saber más acerca de esta cuestión o buscas comparar precios, clica en el siguiente enlace. 

 

¿Cómo contribuye la iluminación LED a reducir el consumo eléctrico? 

Entre las múltiples ventajas de la iluminación LED, una de las que sobresalen es el ahorro energético. Las bombillas que usan esta fuente de energía consumen hasta dos veces y medio y nueve menos que las bombillas de bajo consumo y las convencionales respectivamente. Y es que estas cifras tan positivas se deben a: 

 

Alta eficiencia energética 

Esta reducción en el consumo es posible gracias a que la iluminación LED es uniforme, es decir, proyecta el foco lumínico hacia un determinado punto, impidiendo que se vaya perdiendo por toda la estancia del hogar. De igual forma, al disponer de mayor número de lúmenes optimiza mejor la luz emitida. 

Es regulable 

Muchas de las lámparas o iluminaciones LED disponen de un botón que permiten regular la intensidad de la luz. Sumado a ello y gracias a la domótica, otras incorporan sensores de movimiento para que la carga lumínica sea mayor o menor dependiendo de cuántas personas están en la habitación. 

Nunca emisión de calor 

Las bombillas LED no emiten calor, una gran ventaja especialmente en los meses de verano. Si por ejemplo enciendes tu lámpara LED en estas fechas para pasarte toda la noche viendo la televisión o leyendo, no será necesario enchufar el aire acondicionado el mismo tiempo que con las tradicionales. 

Inmediatez en la iluminación 

Las luces LED no necesitan un tiempo de carga para conseguir una iluminación total, a diferencia de los fluorescentes. El encendido y apagado es inmediato, lo que repercute, en mayor o menor medida, en la factura de la luz. 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Whatsapp - Quemamparas
Hola te puedo ayudar en algo?