Conserva la calidez de tu baño con el aislamiento térmico

El baño es el primer lugar al que se va por las mañanas. Darse una ducha para despertarse es una costumbre que muchas personas siguen diariamente. Al despertar del sueño nuestro cuerpo tiene problemas para poder adaptarse a la temperatura adecuada, por eso es importante que el cuarto de baño esté lo suficientemente cálido para no sufrir grandes diferencias de temperatura entre la cama, el aseo y la ducha.

El aislamiento térmico en una sola zona del hogar


Un hogar se compone de muchos espacios. Es posible realizar aislamiento térmico en uno de ellos en lugar de en el domicilio entero. Esto puede ser conveniente para dos tipos de consumidores: aquellos que no pueden permitirse mejorar el aislamiento térmico en la totalidad del domicilio o aquellos que viven en un apartamento y que no tienen libertad para aislar la fachada o el tejado.

Un espacio de la casa se puede aislar de forma térmica gracias a recubrimientos que se añaden al muro en lugar de tener que tirar paredes y volverlas a construir. Priorizar el aislamiento del baño es una buena idea, teniendo en cuenta la fluctuación de la temperatura que hay allí y la gran humedad que se produce en el aseo.

Es importante comprender que aunque el aislamiento térmico hará que se pague menos en las facturas, una cosa no está directamente relacionada con la otra a un nivel burocrático. Es decir la tarifa de la compañía de luz que se tenga contratada no va a variar para una casa en la que haya un mejor aislamiento energético pero el consumo de dicha energía si será menor, llevando al final a un ahorro económico sin cambios en la tarifa.

De la misma forma si se tiene una tarifa con Endesa en Palencia o con un proveedor distinto en otra ciudad, y el cliente decide mejorar el aislamiento energético del hogar, no se necesitará llamar por teléfono a las oficinas de Endesa para notificar el cambio, sino que la bajada de la factura se dará gracias al ahorro que supone una mejor eficiencia energética y no a un cambio de tarifa en consecuencia del aislamiento térmico.

Otras formas de ahorrar energía en el baño, sin esfuerzo


Además del ahorro que supone el aislamiento térmico del baño, los habitantes de un domicilio pueden hacer otras cosas para ahorrar energía en el aseo:

Lavado de dientes, manos y cara: a la hora de hacer pequeñas abluciones en el lavabo es conveniente cerrar el grifo mientras no se está usando directamente el agua. Bañera o ducha: darse duchas en lugar de baños supone un ahorro significativo de agua. Secar las servilletas: Dejar las servilletas secar al aire en un toallero es mejor que aumentar la temperatura de la calefacción para que el proceso pase más rápidamente.

Cambiar la bañera por un plato de ducha como se indica en este artículo, usar papel higiénico reciclable o comprar toallas de segunda mano son formas de ahorrar y ser respetuosos con el medioambiente… paso a paso todos los gestos importan.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Whatsapp - Quemamparas
Hola te puedo ayudar en algo?